fbpx

Simón Díaz, más venezolano que la arepa

A inicios del mes se celebró el natalicio de Simón Díaz y no podíamos dejar de hacer un artículo para recordarlo y hablar un poquito sobre su enorme trayectoria. La verdad es que Tío Simón es tan o más venezolano que la arepa, y recientemente ganó la guerra en el twitter de Nanutria de las personas de la cultura pop más influyentes de nuestro país, enfrentándose a personajes como Canserbero, Sascha Fitness y Edgar Ramírez.

Así que si eres tan fan como nosotras de Tío Simón más vale que sigas leyendo para que conozcas un poquito más sobre su vida, de cómo es que pasó de banquero a locutor de radio y de qué manera fué que salvó un género musical que tiene todo que ver con ordeñar vacas y las labores rurales.

De Barbacoas pal Mundo

Nuestro querido Simón Díaz nació el 8 de agosto de 1928 en un pueblito llamado Barbacoas del Estado Aragua.  Fué aquí en este pueblo ganadero donde Simoncito se sumergió en todo lo que eran las tradiciones del llano y toda la música tradicional venezolana. Desde pequeño aprendió a tocar el cuatro venezolano gracias a su papá y siempre quiso estudiar música, pero cuando tenía 12 años su padre falleció y le tocó mudarse a San Juan de los Morros con su mamá y sus otros siete hermanos. A partir de ese momento Simón se tuvo que convertir en el hombre de la casa y salir a trabajar para sustentar a su familia; esto lo hacía vendiendo empanadas, dulces y otras comidas preparadas por su mamá.

Sin embargo, Simón Díaz nunca pudo estar muy lejos de la música y a los 15 años empezó a trabajar como el atrilero de una orquesta en el pueblo, es decir, solo se encargaba de acomodar las sillas y los instrumentos (bueno, por algo se empieza). Esto no duró por mucho tiempo, ya que un día iban a tocar en un restaurante y el cantante principal se enfermó, pero el dueño del local le dijo a Simón que cantara él. La cosa es que lo hizo tan bien que se convirtió en el bolerista de la orquesta y empezó a presentarse más a menudo, mezclando con un show de humor.

Me voy pa la Capital

Llegaron los años 50, y Simón Díaz, con solo 19 años hizo lo que hacía todo el mundo por esos tiempos: irse a la capital. LLegó a Caracas para buscar mejor vida, consiguió trabajo como cajero de banco, y cuando ya estaba más estable se trajo a toda su familia también. A cada hermano lo puso en un trabajo y entre ellos estaba su hermano menor Joselo Díaz, al que le consiguió un trabajo en la radio. 

Resulta ser que su hermano Joselo empezó a ganar un montón de popularidad en su show, donde mezclaba humor y música, así que Simón agarró un día y le dijo a su hermano “Oye Joselo, ¿por qué no le dices a esa gente que tu hermano mayor es mejor que tú? Más gracioso y más talentoso, y así me consigues un trabajo en la radio”.

Total que Joselo cumplió y al poco tiempo los dos hermanos tuvieron el programa Media Hora con Joselo y Simón que se transmitía por Radio Rumbos. Esto fue solo el inicio de una larga carrera tanto en radio como en televisión, donde el artista tuvo programas como La Quinta de Simón, Mi llanero favorito, Simón cuenta y canta y Contesta por Tío Simón. Este último seguro que es el que más te suena, porque duró casi 12 años al aire y salieron artistas como Coquito, además a partir de este show todo el mundo le empezó a decir Tío Simón.

El Salvador de la Tonada

Todos conocemos la música de Simón Díaz y aunque no seas fan de las llaneras o la música folklórica venezolana, segurito que se te ha puesto la piel de gallina escuchando Mi Querencia o Caballo Viejo (sobretodo si has emigrado como nosotras). La trayectoria musical de Tío Simón es increíble, tiene una discografía de más de 50 álbumes, fue nominado al Grammy gringo y ganador de un Grammy Latino a la trayectoria.

Pero como en este blog siempre te queremos contar las anécdotas más cheveres, tenemos que enfocarnos en el disco Tonadas. Este disco es un éxito total, porque seguro que has escuchado al menos la mitad de las canciones, como por ejemplo Sabana, El Loco Juan Carabina, El Alcaraván, Mi Querencia y Tonada de Luna Llena. La cosa es que la tonada es un tipo de música venezolana muy ligada a la labor en el campo, de hecho es una herramienta para el campesino, ya que le ayuda a establecer un ritmo en su faena, como por ejemplo el ordeñador que tiene sacar la leche de forma manual, a cierta velocidad y con buena maña para que la vaca de la leche.

Simón Díaz sabía muy bien que la tonada se estaba muriendo por culpa de la industrialización de las labores rurales, así que decidió hacer este álbum con puras tonadas originales y se convirtió en el máximo expositor del género.

La Nota Curiosa

La nota curiosa de hoy viene dada por una de las tonadas más lindas de Simón Díaz; la Tonada de Luna Llena (mi favorita por siempre). Esta canción fue versionada por el cantautor brasilero Caetano Veloso e incluida en la banda sonora de la película La flor de mi secreto de Pedro Almodóvar en 1995.

También fue versionada por Natalia Lafourcade, que como ya les dijimos en el último artículo, todo el team de platanohay la AMA y por eso les dejamos el videito al final de este artículo para que lo vean ya mismo.


En fin, Tío Simón nos ha hecho un regalo maravilloso con su talento y su música. Nos hizo reír con su hermano Joselo, nos enseñó a decir caaarácha, puso en alto nuestra cultura y salvó la tonada venezolana. Gracias a él se nos pondrá la piel de gallina cada vez que veamos un video de youtube, de alguna orquesta en algún lugar del mundo haciendo una versión de Mi Querencia, de Caballo Viejo o cualquier otra de su repertorio.

Cuéntanos en los comentarios, ¿qué canción de Simón Díaz te pone la piel de gallina? Y no olvides pasar por instagram para responder el pop quiz o leer un poco más sobre Tío Simón en el último post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sign in

Close

Cart (0)

Cart is empty No products in the cart.

platanohay

Somos una marca venezolana ubicada en España. Hacemos camisetas que reflejan nuestras raíces. También tenemos un blog sobre Venezuela. Nos gusta la jodedera.