fbpx

Pidiendo Cacao

El pasado 13 de septiembre se celebró el Día Internacional del Chocolate aquí en Europa, y nos hizo pensar sobre el cacao venezolano y lo famoso que es en el mundo chocolatero. Así que nos pusimos a investigar sobre el origen de la fruta, su historia en Venezuela y el por qué de su fama.

También vale recalcar que particularmente yo (Carlota), tengo una pequeña obsesión con el chocolate y toda esta investigación me hizo agua a la boca.

El alimento de los Dioses

Bueno, ya tienes que estar enteradísim@ que el cacao se originó en Latinoamérica, y que los Aztecas crearon bebidas de cacao que utilizaban en ceremonias religiosas y nupciales. Ellos también son responsables de bautizar el chocolate como “el alimento de los dioses” y fue en México donde los primeros colonos españoles se enteraron que esta divinura existía.

Sin embargo, hay discusiones sobre cuál región vió nacer al cacao por primera vez. Las teorías más populares dicen que fué en México o Ecuador, pero recientemente se han encontrado restos de bebidas de cacao en vasijas de Honduras. Estas vasijas tienen más de 3000 años de antigüedad; es decir, 500 años antes de lo que se pensaba, y nos confirma que los romanos aún no pensaban ni en nacer cuando en América ya estábamos empezando a desarrollar el Toddy.

Ahora bien, todo esto que te hemos explicado se refiere únicamente al cacao forastero que se puede encontrar en muchas regiones del mundo, pero en Venezuela la cosa es totalmente diferente.

Siempre Fino, Nunca Infino

Resulta que nuestro cacao es de otra variedad que se le conoce como cacao criollo o cacao fino, y es considerado como el de más alta calidad. Esta subespecie apareció por primera vez hace 4000 años en el Sur del Lago de Maracaibo, y se sabe que nuestras tribus autóctonas también realizaban bebidas a base de cacao denominadas “chacote”.

Pero ajá… ¿por qué el cacao de Venezuela es tan arrecho?

Bueno, la verdad es que no fue invento de un venezolano agrandado ni nada por el estilo, sino que genéticamente está comprobado que nuestro cacao es lo mejor que hay (fijate tu chico). Para nuestra fortuna, el cacao criollo es naturalmente dulce a diferencia del cacao forastero que es más amargo. Además, tiene muchas variaciones que brindan distintas características de sabor y aroma. Tal es el caso de cacao porcelana que tiene toques de sabor que se parecen a las avellanas o las almendras (¡Ufff…!).

Una Pizca de Historia Cacaotera

Si nos vamos a la historia del cacao en Venezuela basta con decir que fué nuestro petróleo hasta que descubrimos el petróleo. Ya con eso te tiene que quedar clarito lo importante que fue la producción cacaotera desde época colonial entre los años 1600 y 1800, y luego durante los primeros 20 años del siglo XX hasta que se empezó a explotar el petróleo. En esta última etapa de auge, Venezuela llegó a producir 20 mil toneladas de cacao anuales, lo cual no se ha podido superar hasta la fecha.

En la colonia, se llegaron a generar rutas de contrabando con los Holandeses e Ingleses que codiciaban mucho el cacao criollo. Sin embargo, para molestia de los mantuanos venezolanos (dueños de fincas cacaoteras), España quería todo ese cacao para ellos solitos y para eso crearon la Compañía Guipuzcoana con sede en La Guaira. A través de esa compañía los españoles ejercían control total de la producción de cacao y a la larga, las molestias de los dueños de las fincas fueron alentando poco a poco las ideas de independencia.

Y ahora… ¿Qué?

Pues a día de hoy la producción de cacao en nuestro país a bajado muchísimo por obvias razones. Sin embargo existen varias fincas que aún producen tanto para producción de chocolate artesanal, así como para ser subastado a las grandes chocolateras del mundo cada año para sus producciones de alta gama. De hecho, está establecido que los chocolates de alta gama deben tener al menos un porcentaje del 5% de cacao criollo. Además, en zonas como Chuao y Choroní, sigue siendo tradición que la cosecha se haga en comunidad, y que el secado de la semilla se lleve a cabo en las plazas del pueblo.

La Nota Curiosa

La curiosidad de esta semana es super personal, pues resulta a mi (Carlota) me encanta el chocolate en todas sus presentaciones, y siempre he pensado que la gente que no le gusta no es de confiar.

Peeeeeero… ¿Adivinas a quién no le gusta el chocolate?

Pues a Cristina (la otra mitad de platanohay), lo cual me hizo cambiar un poco mi teoría, ya que al final soy quien se come todos los chocolates que le regalan a ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sign in

Close

Cart (0)

Cart is empty No products in the cart.

platanohay

Somos una marca venezolana ubicada en España. Hacemos camisetas que reflejan nuestras raíces. También tenemos un blog sobre Venezuela. Nos gusta la jodedera.