fbpx

Los Hermanos Álvarez

Dicen por ahí que la historia de Venezuela es la historia de la arepa, nosotras no podemos afirmar o desmentir, pero sin duda que hay historia pa´ rato. Hoy les hablaremos sobre los hermanos Álvarez y la importancia que tienen en nuestra cultura arepera de hoy en día.

Aunque ya te hablamos un poco de ellos en nuestro beta de la divina Reina Pepiada, en el de hoy te explicaremos las historia completa. Entre varias cosas te contaremos qué son las tostadas, qué relación tienen con los hermanos Álvarez y cómo es que gracias a ellos la gente empezó a comer arepas rellenas por allá por los años 50s.

De Trujillo pa´ Caracas

Por allá por inicios de los década de los 50s, Doña María y sus ocho muchachos agarraron sus corotos y se fueron desde Trujillo hasta la capital. En esa época Caracas estaba on fire con el boom petrolero y había mucha infraestructura por construir; así que la familia Álvarez fue a probar suerte en la ciudad.

Primero alquilaron un casita en el barrio el Guarataro, muy cerca del Silencio, y allí se ponen todos a hacer empanadas para vender. Estas empanadas lograron mucha popularidad en el barrio, y con eso pudieron montar su primer local por los lados de la esquina de Maderero y Plaza Miranda, donde se dedicaron a la arepa, o mejor dicho, a las tostadas.

El Chance

Los hermanos Álvarez bautizaron a su arepera con el nombre de el Chance, y en vez de llamarla arepera la empezaron a promocionar como Centro Criollo de Nutrición. En este establecimiento llegó un día un joven a preguntar qué cómo era eso de las tostadas, y uno de los hermanos le explicó que así era como le decían a las arepas rellenas en Trujillo. Este muchacho resultó ser Alfredo Sadel cuando apenitas estaba empezando su carrera musical, y desde allí los hermanos Álvarez empezaron a decir que Sadel les había traído la buena suerte.

Como lo dijo Oscar Yánez, el Chance se llegó a convertir en una de las areperas más conocidas “gracias a su ámbito periodístico”, y es que aquí se hacía algo que a nadie más se le había ocurrido. Los hermanos Álvarez empezaron a bautizar las arepas y sus rellenos con nombre propio, inspirándose en hechos de la vida cotidiana del venezolano.

El bautizo de las Arepas

La más famosa de las recetas creadas por los hermanos Álvarez siempre será la Reina Pepiada, que inventaron en honor a Susan Duijm como ya se lo explicamos en otro artículo, pero además de ésta también bautizaron a la Dominó, que trae caraotas negras con queso blanco, y muchas otras que a día de hoy no se conocen mucho, como por ejemplo:

  • La Malvada con morcilla del Junquito, que se le decía así por lo efectos gastrointestinales que podía causar a quien la comiera.
  • La Trujillana con queso de cabra, en honor a la tierra que vió a nacer a la familia Álvarez.
  • La Prohibitiva de caviar ruso, que costaba 27 bolos y era la arepa de los políticos o de los que andaban en algún mal negocio.
  • Y por último Cita en el Calvario, la cual no sabemos que tenía, pero se llamaba así por un crimen pasional muy famoso de la época. Resulta que un hombre asesinó a otro en el Parque el Calvario y cuando la policía lo atrapó y le preguntó el por qué, el asesino dijo: “Yo le advertí que si me dejaba lo mataba”.

Fruto del esfuerzo

Esta familia de una madre con sus ocho hijos e hijas llegó a tener trece establecimientos funcionando en toda Caracas al mismo tiempo. Su modo de vender arepas puso a este plato nacional de moda otra vez, y llegaron a convertirse en la cadena de areperas más exitosa de la década de los 50s. Además son sin duda fruto de una época de abundancia donde con esfuerzo se podía lograr muchísimo, y un gran ejemplo de la familia venezolana matriarcal; porque todos sabemos que en la casa de un venezolano quien manda es la mamá.

La Nota Curiosa

La Reina Pepiada era una de las arepas más caras de el Chance, costando un bolívar, en vez de un real y medio como el resto de las arepas. Esto desconcertaba mucho a la gente porque un bolívar era plata. Sin embargo, los faramalleros llegaban a la arepera diciendo en voz alta al hermano de turno “Dame una reina pepiada” para que todo la gente en el lugar pensará que eran de alto nivel, pero luego bien bajito cambiaban el pedido por una de queso que era más barata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sign in

Close

Cart (0)

Cart is empty No products in the cart.

platanohay

Somos una marca venezolana ubicada en España. Hacemos camisetas que reflejan nuestras raíces. También tenemos un blog sobre Venezuela. Nos gusta la jodedera.